¿Eres profe-coach? ¡Ahora puedes comprobarlo!

12674942_1061706267183722_740019636_o¿Aún no sabes qué es un profe-coach? Tal vez lo seas pero aún no eres consciente de que muchas de las actividades que llevas aula, tu forma de expresarte y dirigirte a tus alumnos, tu manera de planificar las sesiones o, simplemente tu manera de disponer el mobiliario en las aulas sea la de un verdadero y comprometido profe-coach.

Desde hace unas semanas, Manuela Mena Octavio y yo estamos trabajando en un librito que sea ameno, visual y que se pueda trabajar en él para comprobar si todo lo que realizas en clase tiene relación con el coaching educativo. Nosotros estamos seguro de que ya estás en el camino de ser un auténtico profe-coach y ahora tienes la posibilidad de comprobarlo

Ya hace unas semanas os presentamos una infografía con las 8 cualidades principales que todo buen profe-coach debiera tener y ahora ya tenéis disponible el primer cuadernillo imprimible en formato pdf: cuadernillo profe-coach.

Usadlo, pintadlo, tocadlo, trabájalo pero, sobre todo, disfrutadlo. Tened espíritu crítico para no creer todo lo que está en él escrito.

Tanto Manuela como yo esperamos que paséis un rato agradable. Si tenéis dudas, ruegos, sugerencias o queréis manteneros informados sobre las próximas entregas, no dudéis en poneros en contacto con nosotros en cualquiera de nuestras direcciones de correo, por Facebook o Twitter.

Manuela Mena Octavio: mmena30@gmail.com @manuelamenaoct
Javi Díaz Castromil: jdcastromil@gmail.com @javidc

Propósitos o despropósitos del Blue Monday

Hoy es lunes pero no un lunes cualquiera, los estadounidenses llaman a una fecha como hoy Blue Monday. A primera vista parece mucho más bonito que el Black Friday o Monday pero, lamentablemente, no es así. El azul suele ser un color más alegre que el negro, sin embargo, la razón del nombre es por el blues. Dicen que este es el lunes más triste de todo el año y ¿por qBlue_Monday.jpgué es esto?

La explicación es bastante sencilla a la tan tradicional cuesta de enero (esta sí típica de España) se une la resaca de la felicidad de las fiestas navideñas que suelen ir acompañadas de vacaciones. Además unimos el hecho de que sea el tercer lunes del mes con lo que todavía nos queda lejos el cobro de fin de mes. Y, por último, es lunes y eso ya de por sí puede ser bastante triste.

Pero mi entrada de hoy no va precisamente sobre estos derroteros sino que me gustaría reflexionar sobre los propósitos (o despropósitos) de fin de año. ¿Cómo los lleváis? En España, y supongo que en gran parte del mundo occidental, hay un par de propósitos que son recurrentes en todas las listas:

Aquí ya tenemos un primer inconveniente. A la hora de establecer unos propósitos (u objetivos) tenemos que tener en cuenta unas pautas que tienen mucha relación con cualquier proceso de coaching.

  1. Se debe formular de manera positiva. Este punto lo solemos respetar.
  2. Por supuesto, debería ser realista para poder alcanzarlo y no frustrarnos.
  3. Debe ser concreto, lo más concreto posible. Plantéate todas esas preguntas que te permitan desgranar el objetivo. ¿Cuánto? ¿Cuándo? ¿Con quién? ¿Cómo?
  4. El objetivo debe poder medirse. Si quieres aprender un idioma, define el nivel al que quieres llegar. Si quieres hacer ejercicio, establece lo que quieres llegar a hacer.
  5. Es importante definir una fecha límite para conseguirlo. No es bueno que los objetivos se eternicen.
  6. Y por supuesto, debemos de estar motivados para alcanzar estos propósitos de año nuevo.

Aunque no hayamos logrado cumplir alguno de los propósitos a día de hoy, no hay que preocuparse. Todos los días son buenos momentos para empezar a cumplir unos objetivos bien formulados. Por ejemplo el año nuevo ortodoxo comenzó el 14 de enero, tenemos muchos calendarios para poder reformular nuestros “propósitos de fin de año”.

Mi reflexión sobre el coaching

coaching-personalMe he animado a escribir esta entrada ya que a pesar de que se habla mucho sobre coaching, mi impresión es que todavía hay bastante confusión sobre qué hace un coach y cómo es un proceso de coaching.

Por supuesto todo lo que escribo aquí son reflexiones propias que no pretendo que sean verdades universales. Antes de continuar me gustaría mencionar una cita de Buda que es para mí la verdadera filosofía del coaching que yo practico No creas ciegamente lo que digo… descubre por ti mismo lo que es verdad, lo que es real.

Quizás sea una impresión mía pero me parece que ahora mismo todo el mundo es coach o todo se basa en el coaching, en la tele tenemos coach hasta para cocinar y ya no se practica la jardinería sino el coaching para plantas. Creo que es necesario que la profesión se dé a conocer pero con cierto rigor y criterio, también pienso que las asociaciones deberían de tener un papel más activo ante esta situación. Pero de lo que me gustaría hablar en este rincón es sobre mi experiencia como coach.

Desde que empecé a practicar las habilidades y aptitudes del coaching, mucho antes de saber que tenía un nombre, siempre me ha sucedido lo mismo. La persona con la que hablaba quería un consejo, solución o respuesta. El coaching puro se basa en que sea la propia persona la que busque su propia respuesta, es aquí donde surge el conflicto. Muchas personas ya saben (o creen saber) lo que necesitan hacer o piensan que el problema no es suyo sino que los demás deben cambiar. Si a esto unimos la palabra gratis (colaboro con una fundación) entonces tenemos una mezcla explosiva y el resultado de las sesiones de coaching no suele ser el esperado por desconocimiento de la persona que está realizando el proceso de unos principios básicos. Estos principios son los que suelo introducir en la primera sesión de coaching y son los siguientes:

  • Voluntariedad: es el primer principio. El coaching se tiene que basar en que la persona realmente quiera realizar el proceso.
  • Cambio: Lo que se busca en el coaching son nuevas soluciones para alguna dificultad y para eso hay que probar y, por supuesto, realizar cambios.
  • Compromiso: es básico para realizar estos cambios. Hay muchas veces que queremos hacer algo pero procastrinamos hasta el infinito y más allá. Este compromiso nos debe generar una motivación extra para alcanzar nuestro objetivo.
  • Responsabilidad: está íntimamente ligado al compromiso. Es necesario que el coachee sea el único responsable de las acciones que está efectuando para generar el cambio.
  • Paciencia y perseverancia: todo cambio conlleva un tiempo y constancia.

Voy a terminar esta reflexión en voz alta como suelo empezar mi primera sesión de coaching, realizando una metáfora de lo que es para mí. Como me gusta relacionarlo con mi experiencia, cuento que he vivido mucho tiempo en el extranjero y que tengo muchos amigos que han venido a mi ciudad o amigos que han ido a la ciudad en la que estaba viviendo en aquel momento. Así que para mí el coaching es parecido a cuando un amigo viene a tu ciudad o pueblo y tú fueras su guía. A través de las preguntas y curiosidad de tu amigo vas a descubrir nuevos rincones o perspectivas de ese lugar que hasta ahora no habías visto, no habías prestado atención o que quizás habías visto pero no te habías detenido el tiempo suficiente.

Logo coaching peqEsta es mi visión sobre el coaching. Me encantaría conocer vuestra opinión o experiencia para seguir aprendiendo.

 

La tiranía de las bicicletas en la ciudad

DSC_0161.JPG

Ha llegado el momento de retomar mi blog en estos momentos de reposo forzado. No han sido pocas las ocasiones en las que he intentado ponerme a escribir pero no ha sido hasta hoy cuando me he puesto. Esa larga ausencia ha sido debida al cansancio, trabajo, proyectos y, porque no decirlo, el descanso merecido.

Después de más de ochenta mil kilómetros recorridos solo en este año por motivos laborales, ha llegado el momento de hacer balance de los viajes de 2015. Durante esos viajes he pasado “varios” días fuera de casa en numerosas habitaciones de hotel cuyo número bailaba en mi cabeza como un rompecabezas. He tenido la oportunidad de estar por primera vez en un par de continentes, también de conocer ciudades y países en los que nunca había estado y probablemente nunca habría pensado estar.

DSC_0372.JPG

He conocido a gran cantidad de personas, casi todos profesores de español. En muchos casos me han hecho sentirme como en casa a pesar de estar a varios miles de kilómetros de mi hogar. Sigo echando de menos, no se me ocurre una expresión que tenga más fuerza, dar clases y ver la evolución de los alumnos. Sin embargo en algunas ocasiones con algunas palabras de reconocimiento o algún gesto cómplice por parte de algún profesor, vuelvo a sentirme con esa “energía” que se genera dentro del aula.

Casi todas las personas que conocen mi trayectoria vital, me preguntan cuál ha sido la ciudad que más me ha gustado. Siempre es difícil responder a este tipo de preguntas pero sí que me quedo con una ciudad de todas las que he visitado durante este año. Sobre todo por un motivo que quedo que queda claro en el título de esta entrada.

DSC_0385.JPG

En Ámsterdam, me ha sorprendido que las bicicletas tengan prioridad de paso ante todos los vehículos, excepto los tranvías, y que también lo tengan ante los peatones. En mi querida ciudad, Madrid, todavía estamos luchando para que los ciclistas tengamos un hueco. De repente me encuentro en una ciudad en la que las bicicletas son unas auténticas tiranas y tienen el poder de hacer prácticamente lo que quieran: prioridad de paso, saltarse semáforos, ir hablando por el móvil, ir de dos en dos, ir con dos bicis a la vez y, lo más alucinante para mí, disponen de gran cantidad de carriles-bici.

DSC_0341.JPG

Creo que esto requiere una reflexión por parte de las personas que quieren fomentar el uso de la bicicleta o más bien reducir los efectos nocivos de la contaminación buscando una forma alternativa de transporte. ¿Por qué no aprendemos algo de otras ciudades europeas que nos llevan décadas de ventaja en el uso de la bicicleta? ¿Cómo puede ser que en un país donde llueve tan frecuentemente la gente vaya en bicicleta y en nuestro país con este clima excepcional no cojamos la bici?

A vueltas con los viajes

Mi último viaje a Alemania, concretamente a Bremen, me ha devuelto las ganas de escribir un nuevo artículo sobre las diferencias entre culturas que lo que hacen es enriquecernos en contra de lo que nos hacen creer.

En el trayecto de Bremen a Hannover con una colega alemana, pasamos por un edificio que se llama Feierabend. Inmediatamente me preguntó cómo se decía esta palabra en español. Ella al no saber yo alemán, trato de explicarme el concepto. En mis palabras es el momento que tienes de descanso y de disfrute después de haber hecho un buen trabajo durante toda la jornada. Yo le dije que no conocía ninguna palabra en español que pudiera describir ese concepto y ella no podía comprender el porqué.

Este edificio es de los más altos de la ciudad y todos los apartamentos tienen vistas hacia el oeste con lo que pueden ver una preciosa puesta de sol. Este es el motivo de que se bautizase con esta palabra alemana.

Durante la hora larga que duró el viaje tuvo tiempo para explicarme que los números de las autopistas en Alemania tienen un sentido. Estos son impares si la autopista discurre de norte a sur o sur a norte y pares si lo hacen de este a oeste o de oeste a este. Me parece algo muy interesante ya que sabes de un primer vistazo si vas más o menos en la dirección que te interesa aun sin conocer el número de la autopista.

Al terminar el taller, algunas personas tuvieron tentaciones de dar golpecitos a la mesa pero eso, aunque en mi cultura me parezca extraño, significa que a los alemanes les ha encantado el seminario. Si alguien aporrea la mesa en España no me quedaría para ver qué es lo que sucede posteriormente.

También tuve la oportunidad de tomar dos especialidades de Bremen una se llama Butterkuchen y es un pastel hecho con mantequilla, como su nombre indica, y además se puede llamar pastel de celebración ya que se come después de los entierros. Afortunadamente también se puede tomar en otras ocasiones. La otra especialidad fue col en pis o por lo menos eso era la traducción literal de la comida, pero es excelente y solo se come durante los meses de invierno.

Día mundial del corazón

afinar

Hoy es el día mundial del corazón. Un día más para acentuar la importancia de que el corazón y el cerebro estén sintonizados para hacer colaborar y no competir.

Solo hace unos años se descubrió que el corazón contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo. Y parece que el corazón puede tomar decisiones y pasar a la acción independientemente del cerebro; y que puede aprender, recordar e incluso percibir.

Un día más para ser feliz y darse cuenta de lo importante que es cuidar cada una de las “partes” para que el “todo” funcione correctamente. Esto me recuerda a una experiencia que pude vivir en la que a través de un ejercicio que, dura menos de cinco minutos, en el que se sincronizan los ritmos de todos los órganos con el del corazón. Esto hace que el nivel de estrés se reduzca a niveles mínimos y podamos ser mucho más eficientes a la hora de desarrollar cualquier tarea.