La tiranía de las bicicletas en la ciudad

DSC_0161.JPG

Ha llegado el momento de retomar mi blog en estos momentos de reposo forzado. No han sido pocas las ocasiones en las que he intentado ponerme a escribir pero no ha sido hasta hoy cuando me he puesto. Esa larga ausencia ha sido debida al cansancio, trabajo, proyectos y, porque no decirlo, el descanso merecido.

Después de más de ochenta mil kilómetros recorridos solo en este año por motivos laborales, ha llegado el momento de hacer balance de los viajes de 2015. Durante esos viajes he pasado “varios” días fuera de casa en numerosas habitaciones de hotel cuyo número bailaba en mi cabeza como un rompecabezas. He tenido la oportunidad de estar por primera vez en un par de continentes, también de conocer ciudades y países en los que nunca había estado y probablemente nunca habría pensado estar.

DSC_0372.JPG

He conocido a gran cantidad de personas, casi todos profesores de español. En muchos casos me han hecho sentirme como en casa a pesar de estar a varios miles de kilómetros de mi hogar. Sigo echando de menos, no se me ocurre una expresión que tenga más fuerza, dar clases y ver la evolución de los alumnos. Sin embargo en algunas ocasiones con algunas palabras de reconocimiento o algún gesto cómplice por parte de algún profesor, vuelvo a sentirme con esa “energía” que se genera dentro del aula.

Casi todas las personas que conocen mi trayectoria vital, me preguntan cuál ha sido la ciudad que más me ha gustado. Siempre es difícil responder a este tipo de preguntas pero sí que me quedo con una ciudad de todas las que he visitado durante este año. Sobre todo por un motivo que quedo que queda claro en el título de esta entrada.

DSC_0385.JPG

En Ámsterdam, me ha sorprendido que las bicicletas tengan prioridad de paso ante todos los vehículos, excepto los tranvías, y que también lo tengan ante los peatones. En mi querida ciudad, Madrid, todavía estamos luchando para que los ciclistas tengamos un hueco. De repente me encuentro en una ciudad en la que las bicicletas son unas auténticas tiranas y tienen el poder de hacer prácticamente lo que quieran: prioridad de paso, saltarse semáforos, ir hablando por el móvil, ir de dos en dos, ir con dos bicis a la vez y, lo más alucinante para mí, disponen de gran cantidad de carriles-bici.

DSC_0341.JPG

Creo que esto requiere una reflexión por parte de las personas que quieren fomentar el uso de la bicicleta o más bien reducir los efectos nocivos de la contaminación buscando una forma alternativa de transporte. ¿Por qué no aprendemos algo de otras ciudades europeas que nos llevan décadas de ventaja en el uso de la bicicleta? ¿Cómo puede ser que en un país donde llueve tan frecuentemente la gente vaya en bicicleta y en nuestro país con este clima excepcional no cojamos la bici?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s