Mi reflexión sobre el coaching

coaching-personalMe he animado a escribir esta entrada ya que a pesar de que se habla mucho sobre coaching, mi impresión es que todavía hay bastante confusión sobre qué hace un coach y cómo es un proceso de coaching.

Por supuesto todo lo que escribo aquí son reflexiones propias que no pretendo que sean verdades universales. Antes de continuar me gustaría mencionar una cita de Buda que es para mí la verdadera filosofía del coaching que yo practico No creas ciegamente lo que digo… descubre por ti mismo lo que es verdad, lo que es real.

Quizás sea una impresión mía pero me parece que ahora mismo todo el mundo es coach o todo se basa en el coaching, en la tele tenemos coach hasta para cocinar y ya no se practica la jardinería sino el coaching para plantas. Creo que es necesario que la profesión se dé a conocer pero con cierto rigor y criterio, también pienso que las asociaciones deberían de tener un papel más activo ante esta situación. Pero de lo que me gustaría hablar en este rincón es sobre mi experiencia como coach.

Desde que empecé a practicar las habilidades y aptitudes del coaching, mucho antes de saber que tenía un nombre, siempre me ha sucedido lo mismo. La persona con la que hablaba quería un consejo, solución o respuesta. El coaching puro se basa en que sea la propia persona la que busque su propia respuesta, es aquí donde surge el conflicto. Muchas personas ya saben (o creen saber) lo que necesitan hacer o piensan que el problema no es suyo sino que los demás deben cambiar. Si a esto unimos la palabra gratis (colaboro con una fundación) entonces tenemos una mezcla explosiva y el resultado de las sesiones de coaching no suele ser el esperado por desconocimiento de la persona que está realizando el proceso de unos principios básicos. Estos principios son los que suelo introducir en la primera sesión de coaching y son los siguientes:

  • Voluntariedad: es el primer principio. El coaching se tiene que basar en que la persona realmente quiera realizar el proceso.
  • Cambio: Lo que se busca en el coaching son nuevas soluciones para alguna dificultad y para eso hay que probar y, por supuesto, realizar cambios.
  • Compromiso: es básico para realizar estos cambios. Hay muchas veces que queremos hacer algo pero procastrinamos hasta el infinito y más allá. Este compromiso nos debe generar una motivación extra para alcanzar nuestro objetivo.
  • Responsabilidad: está íntimamente ligado al compromiso. Es necesario que el coachee sea el único responsable de las acciones que está efectuando para generar el cambio.
  • Paciencia y perseverancia: todo cambio conlleva un tiempo y constancia.

Voy a terminar esta reflexión en voz alta como suelo empezar mi primera sesión de coaching, realizando una metáfora de lo que es para mí. Como me gusta relacionarlo con mi experiencia, cuento que he vivido mucho tiempo en el extranjero y que tengo muchos amigos que han venido a mi ciudad o amigos que han ido a la ciudad en la que estaba viviendo en aquel momento. Así que para mí el coaching es parecido a cuando un amigo viene a tu ciudad o pueblo y tú fueras su guía. A través de las preguntas y curiosidad de tu amigo vas a descubrir nuevos rincones o perspectivas de ese lugar que hasta ahora no habías visto, no habías prestado atención o que quizás habías visto pero no te habías detenido el tiempo suficiente.

Logo coaching peqEsta es mi visión sobre el coaching. Me encantaría conocer vuestra opinión o experiencia para seguir aprendiendo.

 

Anuncios